Desmantelamiento inmediato de la FTC, engendro de represión y corrupción

Lilian y María del Carmen, de 11 y 12 años, han sido asesinadas por las FTC, en Yby Yau, el 2 de septiembre.

En una parafernalia grotesca como ofensiva las FTC y su Comandante en Jefe, Mario Abdo Benítez, han tratado de presentar como un contundente triunfo contra el EPP esta vil acción que, además, presenta aristas de las más confusas.

El enorme ruido político-mediático, montado para lavar la sucia imagen de Mario Abdo sediento de “logros”, es ridícula desde todo punto de vista, pero esencialmente es criminal y está regada con la sangre de las niñas Lilian y María del Carmen.

La Fuerza de Tarea Conjunta es una fuente inagotable de arbitrariedades, de represión, de persecuciones y abusos de todo tipo en todo el norte del país. Y, eso sin mencionar que es un barril sin fondo de dinero del pueblo trabajador porque su financiación sale de las arcas del Estado, para defender los intereses de las minorías privilegiadas, siendo muchas de ellas mafiosas y criminales. Para empeorar más aún, es también un agujero insondable de tragada de dinero sin control real.

Las FTC, creadas por Cartes mediante el Decreto 113/2013, están con carta blanca, con la legitimidad de la derecha y el manto de la impunidad para hacer lo que le venga en gana: abusar, atropellar, matar, y meter la mano en la lata. La derecha les blinda con impunidad completa.

Es hora de desmantelarla. Ni un minuto más de este engendro militar-policial-fiscal al servicio del amedrentamiento, la represión y la corrupción.

Ante el asesinato de las niñas Lilian y María del Carmen es urgente que se hagan las investigaciones del caso a través de una Comisión especial conformada por organizaciones civiles independientes, y sus responsables directos e indirectos deben ir a parar a la cárcel.

Mario Abdo Benítez, en su desesperación por dejar de ser el sinónimo de “desastre”, trata de capitalizar a su favor el supuesto abatimiento de cabecillas del EPP; sin embargo, no hace sino confirmar día tras día que es un derechoso conservador, además de un desastre total, que no viene a ser sino una característica personal.

Además de apretar con sus medidas hambreadoras contra el pueblo trabajador, fracasar en su “lucha contra el Covid19” por la angurria de su entorno, ahora avala y apaña crímenes violatorios de los DD.HH. Mario Abdo Benítez debe irse.

Basta ya de atropellos a derechos del pueblo trabajador.

Basta de avalar represiones y asesinatos.

Basta del desgobierno de los colorados de la mano de Mario Abdo y su socio mafioso Cartes.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here