Tras un año del nuevo gobierno colorado, Abdo Benítez nunca se habrá imaginado el nivel de crisis política por la que está atravesando. La inestabilidad política general que puso en la picota su gobierno a raíz del “acta entreguista” con Brasil fue la marca gravitante de los acontecimientos al arribar a su primer año.

Factores indirectos como la desaceleración económica que pone nerviosos a todas las clases sociales, la responsabilidad directa en el acta entreguista, la dura disputa interna colorada, la fracción de HC que salva al gobierno de MAB por conveniencia propia, y la iracundia popular ante el entreguismo, constituyen los factores que explican la extrema debilidad del gobierno.

.¿Cómo llegó Abdo al poder?

Para tener una radiografía lo más exacta posible es necesario recordar que el arribo de Abdo Benítez -como dijimos en repetidas ocasiones- fue producto del hartazgo de la gente contra el cartismo y su modelo. Aquel modelo político y económico cartista avanzó en sus planes duplicando la deuda externa, cercenó derechos civiles como el de la libertad sindical, dio cobertura a determinados grupos criminales fronterizos, configurando así un círculo político burgués que se distinguió por lo más autoritario, degradado y corrupto del arco político colorado.

De la complicada relación Abdo – Cartes al entente de impunidad mutua. 

El arranque del gobierno tuvo como novedad dejar correr los procesamientos a figuras destacadas de la corrupción del ala cartista con el objetivo prioritario “ganarse la simpatía” de la gente con sus ataques a los más odiados del régimen político, así como acomodarse con la oposición buscando contemporizar intereses para avanzar en sus planes.

En busca de mayor gobernabilidad MAB apuesta a sus correligionarios y atiende el pedido de paz de Cartes, que busca tener vía libre para sus turbios negocios, así Marito entrega la presidencia de las dos cámaras de congreso a fieles cartistas, a cambio los proyectos antipopulares del gobierno son aprobados en el parlamento con holgura.

Con la crisis desatada por el Acta entreguista del 24 de mayo llevó ese acuerdo a otro nivel, Mario Abdo es salvado del juicio político, Cartes es el principal responsable de dejar impune a MAB y Hugo Velázquez y asegura su propia impunidad de delitos cometidos y los que seguramente seguirá cometiendo.

Continuidad del cartismo económico en el marco  de una desaceleración económica

MAB no retrocedió un milímetro en las medidas aplicadas por Cartes, en las que pudo avanzar, avanzó; como en el caso de la  reforma fiscal, donde agudiza el apriete al pueblo trabajador y otorga una amnistía fiscal a la burguesía.

Al igual que Cartes, Mario Abdo coloca toda la economía al servicio de la burguesía, pero le toca navegar en las turbulencia de la contracción económica que empezó a sentirse con fuerzas durante todo este año, intentó ser paliada con la nueva emisión de bonos por valor de 1500 millones, hecho mano también a los fondos de la caja fiscal, continuar con el bicicleteo de la deuda e inyectar liquidez al mercado.

Esta situación difícil genera mucha preocupación en los sectores de la burguesía  que presiona al gobierno en medidas más efectivas para no caer en una recesión

Los problemas estructurales se siguieron agudizando

Todas las problemáticas relacionadas con el tema salud y educación brotaron nuevamente con denuncias de todo tipo y desde distintos sectores

En cuanto a salud las denuncias de precarización y falta de insumos es generalizada, dando lugar en el último periodo a una huelga general en el Hospital de Clínicas que fue victoriosa en atención a los acuerdos arribados, pero que en algunos aspectos siguen pendientes de cumplimiento por parte del gobierno.

La situación en el sector campesino volvió a ser también motivo de nuevas movilizaciones en torno a reclamos por exoneración de créditos, refinanciamiento, mercados, etc. La crisis fue zanjada con un acuerdo pegado con saliva que no tiene una solución de continuidad.

Los hechos de corrupción, generalizado en los diversos entes estatales, siguieron viento en popa, siendo uno de los más escandalosos el vinculado a las licitaciones en materia de seguridad privada del IPS que involucra a dirigentes colorados, el presidente del ente, los consejeros, así como al medio hermano de MAB, Benigno López. A esto se suma la denuncia de malversación y pésima atención de los asegurados.

 Negociaciones y negociados en Itaipu explotan en las manos de MAB

Ante la crisis abierta en el gobierno, tras el escándalo por el acuerdo bilateral entregista firmado con los representantes brasileños, la ola de indignación no ha parado de crecer colocando contra las cuerdas al Presidente Abdo y al Vicepresidente Velázquez, ambos al borde de un juicio político de no ser por el salvavidas que le prestó el cartismo que optó por mantenerlos como rehén

La tormenta política dejó un tendal de muertos y heridos dejando al gobierno profundamente debilitado y al desnudo su genuflexión ante la burguesía brasileña y ahora, ante los principales enemigos al interior de su propio partido.

Lo que prima es la más absoluta falta de credibilidad y desconfianza ante todo lo que Abdo pueda decir y hacer para tratar de salir del lodo. Perdió en un abrir y cerrar de ojos lo que tanto se jugó en ganar con su lema de “caiga quién caiga” o su lema de #maritodelagente.

Se puede decir sin lugar a dudas de que asistimos a un periodo en que el gobierno actual es de un “Marito sin la gente”, por la pérdida completa de ese leve apoyo popular que se estaba procurando, tanto que según una publicación de UH[1], el 70% de la población evalúa como malo y muy malo al gobierno.

Las movilizaciones no han dejado de cesar con diversos niveles de fuerza y protagonistas. El factor positivo de esta crisis, a los ojos de los intereses de la clase trabajadora, es que el tema energético dejó de ser un tema de vanguardia para constituirse, con diversos niveles de comprensión, en una causa de carácter nacional.

Las perspectivas para el gobierno

El gobierno aprisionado, deberá continuar cargando con el lastre que le supone toda esta crisis y la total falta de credibilidad y la desconfianza sobre todo ante la revisión  del Anexo C de Itaipú  en el 2023.

Sólo por alguna circunstancia excepcional podría reposicionarse, pero es muy improbable teniendo en cuenta la crisis económica, la reubicación y fortalecimiento del cartismo, el reposicionamiento de la la oposición burguesa de cara ya a las próximas elecciones municipales, pues olfatean un partido colorado más dividido y debilitado abriendo mayores posibilidades de recambio por arriba.

Las tareas de la clase trabajadora

La primera tarea es quitar lecciones de esta crisis política donde el papel de la movilización jugó un papel importante para anular el acta entreguista.

La clase trabajadora también debe tomar la bandera contra la corrupción y la impunidad, ya que una vez más queda claro que los sectores burgueses y sus expresiones políticas encabezada por el Partido Colorado todo va quedar en el oparei.

Oposición ferrea al plan económico del gobierno de que los efectos de la crisis la pague la clase trabajadora.

Sobre Itaipú, que las negociaciones incluyan la totalidad del tratado y luchemos por la nulidad para garantizar la libre disponibilidad de la energía. Por la defensa de la ANDE como empresa pública y nonopólica de la energía eléctrica. Para ello que SITRANDE forme parte de los negociadores.

Estas consignas solo podremos llevarlas a cabo con un movimiento obrero fuerte y cohesionado, de ahí que la tarea fundamental es la reorganización y movilización de nuestra clase, construyendo desde las bases y con la implacable denuncia a las dirigencias traidoras, oportunistas y sectarias.

Esta primera tarea es la que nos dará posibilidad de influenciar en otros sectores más debilitados y atrasados y poder desarrollar en su momento organismos surgidos al calor de la movilización popular para deshacernos de toda la podredumbre política que infesta nuestro país y tener representantes genuinos al servicio de un programa obrero y socialista. La tarea es difícil, conlleva tiempo y denodados esfuerzos y sacrificio, pero no tenemos otro camino que el pelear por imponer un programa al servicio de los intereses de la clase obrera y popular.

¡Abajo el gobierno entreguista!

¡Basta de corrupción e impunidad fuera MAB y Velázquez!

¡Ninguna confianza en la oposición!

¡Abajo las medidas antipopulares!

¡Por un gobierno obrero y socialista!

[1] https://www.ultimahora.com/casi-el-70-ciento-aplazan-gestion-del-gobierno-abdo-n2837997.html

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here